Cuando hablamos de apetito saludable en los niños, debemos preguntarnos si debemos estimularlo o mantenerlo. 

El apetito es una reacción emocional que nos impulsa a ingerir alimentos, el cerebro recibe estímulos por muchas vías para generar esta reacción. 

Entre ellas los órganos de los sentidos se destacan, captan información que es enviada al cerebro a través de sustancias químicas que hacen que aparezca el deseo de comer.

No debemos pensar que hacer para estimular el apetito en los niños porque es una respuesta normal y fisiológica, sino que podemos hacer para que se mantenga normal y saludable. 

¿Por qué se pierde el apetito? 

El apetito puede perderse por muchas causas como: 

  • Infecciones
  • Problemas gastrointestinales
  • Enfermedades crónicas
  • Alergias
  • Trastornos psicológicos, entre otros

Siempre que un niño o niña tenga bajo apetito se debe consultar a un especialista para poder averiguar la causa e iniciar un tratamiento.

¿Qué podemos hacer como madres, padres o cuidadores para que nuestros pequeños mantengan un apetito saludable?

Lo más importante es crear y mantener hábitos de alimentación saludable que comienzan a formarse desde que se inicia la alimentación complementaria.

De igual forma es necesario favorecer el consumo de comida “real” y alejarlos del consumo de ultraprocesados y empacados. 

También en este proceso de mantener el apetito, es necesario disminuir las horas de uso pantallas y fomentar la actividad física diaria.

¿Por qué debemos hacerlo? 

Estos productos generalmente contienen exceso de azúcar y conservantes que afectan las señales que recibe el cerebro, provocando trastornos del apetito, por exceso o disminución del mismo. 

También es importante restringir el uso de pantallas ya que a través de estas,  la industria bombardea diariamente con productos poco saludables y la hiperestimulación visual de luz y color pueden llevar al niño, especialmente a los más pequeños a preferir siempre la pantalla en lugar de la comida.

Destacar la relevancia de la actividad física porque mantenernos activos hace que el cerebro produzca las sustancias químicas adecuadas para que el apetito se mantenga regulado.

No busques estimular el apetito en tus hijos 

Es necesario recalcar que cuando un niño pierde el apetito, no se deben buscar productos milagrosos en el mercado, en la mayoría de las ocasiones las vitaminas o suplementos vitamínicos no resuelven el problema y pueden ocasionar otros problemas de salud graves si no se indican en la dosis adecuada.

Existen medicamentos para estimular el apetito que están indicados solo en casos puntuales y su uso indiscriminado es peligroso.

Madres, padres y cuidadores; si tu niño, niña o adolescente tiene problemas con el apetito, la conducta adecuada es consultar a un especialista, no dejemos la salud de los más pequeños en manos de personas inescrupulosas.

Dejar comentario